Te entran ganas de orinar y no llegas al baño.


Te entran ganas de orinar y no llegas al baño.


La urgencia miccional consiste en la necesidad de ir corriendo a buscar un baño cuando aparecen las ganas de orinar, es decir, no eres capaz de frenar o controlar el deseo de ir a orinar. Esto es la urgencia en la micción, lo cual no implica que se nos escape.



Ojo. Urgencia en la micción e incontinencia de orina no son lo mismo.


La incontinencia de urgencia se refiere cuando, en este contexto de necesidad de ir corriendo al baño, no logramos llegar a tiempo y se nos escapa la orina.


Es diferente a la incontinencia de esfuerzo.


Es fundamental diferenciar los dos tipos de incontinencia más comunes. Aunque pueden aparecer juntos en lo que se conoce como incontinencia urinaria mixta.



Si te preguntas por qué te está pasando esto, las razones son múltiples.


Es frecuente cuando tienes una infección de orina, las ganas de orinar sean constantes y a veces no llegues al baño y se te escape. Esta sería la causa transitoria más común, es decir, de las causas que aparecen y desaparecen en un corto periodo de tiempo.


Si lo que presentas es un cuadro de incontinencia urinaria de urgencia de larga evolución, se debe plantear más escenarios. Tanto en hombres como en mujeres puede existir una dificultad para vaciar la vejiga, es decir, te queda orina retenida. Sobre todo en los hombres con dificultad para vaciar la vejiga por su próstata, este tipo de síntomas suelen existir. De hecho, existen en el mercado fármacos que combinan productos para el tratamiento en estas situaciones, es decir, para controlar las ganas de ir corriendo al baño y para ayudar a vaciar la vejiga.


Una pastilla para dos objetivos.


Otra de las causas es que tengas en la vejiga algún elemento extraño. Como elemento extraño me refiero a una piedra en la vejiga, que te está tocando las paredes continuamente dando esa necesidad de ganas de orinar constantes con episodios de escape.


De la misma forma, un tumor en la vejiga te puede dar la misma sintomatología, aunque se suele acompañar de sangre en la orina.


Una piedra en el riñón que ha empezado a hacer su camino hacia el exterior y se encuentra en el tramo final del ureter, también te puede dar esa sintomatología de ir corriendo al baño.


Otra cosa que te puede pasar es que cuando oyes o tocas el agua te aparecen esas ganas de orinar que no puedes controlar; o cuando están en el ascensor llegando a casa….eso también es muy común.


Si conseguimos identificar la causa de la incontinencia, es decir, si tienes una infección de orina, una piedra en la vejiga o cualquier otra enfermedad que podamos tratar, la solución para tu incontinencia será el tratamiento de la causa.


Si, por el contrario, no conseguimos identificar la causa, podemos realizar estudios diagnósticos más específicos y poner un tratamiento con un tipo de fármacos que lo que pretenden es “modular” esa necesidad imperiosa de ir a orinar.


Además de estos fármacos existen tratamientos de neuroestimulación a través de la piel o con agujas e incluso las inyecciones de tóxica botulínica (BOTOX®) en la vejiga.


Efectivamente, se trata del mismo producto que para las arrugas pero en otras dosis. Lo que hace el botox en la cara es “paralizar” la musculatura para que no aparezcan las arrugas, y en la vejiga lo que hace es paralizar en cierto grado (no completamente) la musculatura vesical para controlar esa necesidad de ir corriendo al baño.


Es una técnica sencilla, que hacemos con muy buenos resultados, sin ingreso hospitalario aunque hay que aclarar al paciente que el efecto, como el conseguido en las arrugas de la cara, es transitorio y los síntomas pueden reaparecer.


Cualquier duda, comenta o contáctanos.


80 visualizaciones

Únete a nuestra lista de correo electrónico

¡Gracias por suscribirte!