top of page

5 asuntos de la fimosis que te interesan.

Si estás leyendo esto porque no puedes retraer la piel del prepucio y dejar el glande o cabeza de tu pene al descubierto, vamos a resolver las cinco dudas más comunes en estos casos.


Quédate.



¿Cuándo?


Aunque la mayoría de los pacientes se operan antes de los 25 años, la circuncisión es una cirugía que se pude realizar a cualquier edad. Muchas veces, algunos pacientes de 60-70 años cuando les dices que tienen

fimosis y que necesitan la circuncisión les sorprende mucho y te dicen “¿cómo?, ¿a mi edad?”.


¿Qué notas si tienes este problema?


En el adolescente o adulto joven los motivos más habituales son la imposibilidad de retraer el prepucio (la piel que recubre el glande), dolor con las relaciones sexuales, tirantez desde el prepucio, imposibilidad de mantener una higiene adecuada,... Esto constituiría el grupo de motivos más común.


Otros menos frecuentes son las infecciones de repetición, es decir, si tienes infecciones en el glande por hongos de manera habitual, una posible solución para disminuir el número de infecciones sería la circuncisión.


Si tienes 60-70 años, la fimosis aparece muy frecuentemente asociada a la diabetes. De hecho, si el urólogo te ha explorado y presentas fimosis, deberías averiguar cómo está tu glucosa para ver que no estás iniciando una diabetes.


¿Cómo se trata?

En los adultos las cremas no tienen un papel fundamental en el tratamiento.

Según tu caso, el urólogo puede que lo considere como una opción previa a la operación.


La cirugía recomendada es la circuncisión. Se trata de una técnica para eliminar la zona de prepucio que constriñe, que aprieta y te impide descubrir el glande con comodidad. Aunque es una técnica relativamente sencilla, el resultado estético mejora de forma notable si la realiza un urólogo que lo haga de forma habitual.


Hay muchas cosas que te explicaremos antes de la operación: cuales son los resultados esperables a nivel estético, a nivel funcional, cuales van a ser los cuidados postoperatorios necesarios, la herida, los puntos, cuando puedes retomar la actividad sexual tras la operación,...así como cualquier duda que tengas previamente a la intervención.


Si son prepucios prácticamente cerrados, es decir, que el glande nunca ha sido expuesto ni siquiera parcialmente, te advertiremos de que posteriormente a la operación, las primeras semanas, incluso el agua de la

ducha te va a molestar.


¿Y si solo es el frenillo?


Bien, si se trata solo del frenillo se te puede intervenir exclusivamente el frenillo sin modificar el prepucio.


¿Y todo este tema de perder sensibilidad?


En realidad no existen estudios científicos correctamente elaborados que nos permitan sacar conclusiones acerca de los cambios en la

sensibilidad tras la circuncisión.


Hay estudios que apuntan a que la mucosa del glande puede "endurecerse" al estar expuesta y perder sensibilidad. Y existen otros que indican que podemos tener el efecto contrario, es decir, que tus tiempos de eyaculación se acorten después de la circuncisión por aumento en la sensibilidad.


Consulta con tu urólogo y busca un equipo médico que te de tranquilidad para el tratamiento de un área tan sensible como el área genital.


Te leo en comentarios.


319 visualizaciones

Únete a nuestra lista de correo electrónico

¡Gracias por suscribirte!

bottom of page